Google+ Followers

viernes, 26 de noviembre de 2010

Para ti. Soledad

Te escribo a ti. Soledad.

Sol, solcito, solazo, soledad, Soledad.
Te recuerdo tal cual. Tan elocuente, eludiendo a la muerte, cruzando el puente del olvido social. Sin ti no soy nada. Contigo soy solo. Te necesito para necesitar. Te necesito para descifrar, hacer el acertijo acertado. A algunos les cuesta aceptarte. Yo he sido uno de ellos.
                                                                                 Ya no.
Pero ahora no te tengo. Y es difícil entender a quien está conmigo también. Estoy mirando una ventana, con pirañas, atrapadas, intentan devorar al que quiera cruzar. Para ti es fácil. Te has desvanecido, nunca has sido, pero prefiero sentirlo.
                                                                                  Deseo sentirte.
Ya sé que solo crees que es un capricho, pero estoy caminando por el borde de un rio, una piña cae al piso, y me pincho porque un carpincho pasó y me distraje. Y me hincho. Y la roncha.
                                                             ¿Ves lo que sucede no estando tú aquí?

Ahora que no estoy contigo, que estoy con ella. Se terminó el ejercicio de olvidar. Un ejército hegemónico de preguntas se dirige hacia mí, y me ejercito para responder. Pero el miedo se apodera. Y en una pradera me dice que tenga cuidado. Que los pastos pueden crecer. Que si luego sólo quedo otra vez, ya no te veré entre los yuyos largos. ¿Me costará encontrarte?

Me costará encontrarte, cortante es la sensación en mi corazón. En monzón la pradera se convirtió. Ahora vuelo con él.      
                                                                                    Soy él.
Observo el terreno, terror de nuevo. Te reto a volver soledad.
                                                                                                              

                                                                                  Te reto a volver.




No hay comentarios: